Memoria Viva: Antonio Blasco

Murió con 51 años en 1971. Nació y vivió en Parets del Vallès. Trabajó de chófer y de temporero. Casado con dos hijos, no conoció a sus nietos y bisnietos. Era catalanista y de izquierdas. Creyente, poco religioso. Luchó en la Batalla del Segre y en la Batalla del Ebro e hizo cuatro años de servicio militar.

»Iban descalzos (En el frente)»

En abril de 1938 el ayuntamiento de Parets llamó a la quinta del ’41, es decir, a los jóvenes nacidos en 1920, para ir al frente con los republicanos. De Barcelona, Antonio fue destinado a la provincia de Lleida en tren y allí se integró en el XVIII Cuerpo de Ejército de la República. Su grupo cambiaba constantemente de posición y pueblo para evitar los bombardeos de la aviación franquista. Los nacionales tenían unos aviones que llamaban pavas, aviones de observación. Estos hacían fotografías de las posiciones republicanas y se iban. Al cabo de un rato llegaban más aviones para bombardear. Por este motivo tenían que recorrer largas distancias. Antonio tuvo que andar más de cuarenta quilómetros cargado con el equipaje personal, el fusil y las bombas de mano. Llevaba treinta quilos encima.

Con unas alpargatas rotas, entró en combate el 21 de mayo de 1938, en plena Batalla del Segre. Llegó a ir descalzo. Los nacionales estaban posicionados en una colina y con las ametralladoras hacían fuego cruzado, una barrera infranqueable de balas. Este primer combate fue un bautizo criminal para los jóvenes de la quinta. La unidad de Antonio sólo salió al campo de batalla aquel día, pero fue un día fatídico. De su compañía de ciento cincuenta soldados sólo sobrevivieron treinta.

La división de Antonio Blasco fue trasladada a la Batalla del Ebro y cruzó el río el 2 de agosto de 1938. Llegados a la Sierra de la Fatarella, en la parte más alta de un pequeño monte los franquistas instalaron un nido de ametralladoras. El grupo de Antonio tenía la orden de conquistar aquella colina y empezaron a subir mientras eran disparados desde la cima. La pinaza impedía avanzar con rapidez y las ametralladoras causaron muchas bajas. Después de una larga y dura batalla, conquistaron la colina y desmontaron el armamento franquista en una sola noche.

Antonio y un compañero paisano suyo se dedicaban a cazar ranas para poder comer. Para beber entraban en las masías y se bebían el agua de los animales. También bajaban al río y hasta llegaron a beberse su propia orina.

Derrotado el ejército republicano en la Batalla del Ebro, en diciembre de 1938 Franco inició la Ofensiva sobre Catalunya. Mientras las tropas nacionales cruzaban el Ebro, Antonio se escondió durante una semana dentro del río. Usaba cañas para poder respirar debajo del agua. Cuando volvió a casa fue quintado por los franquistas e hizo el servicio militar en Galicia durante casi cuatro años en unas condiciones pésimas. Fuera en esta etapa o en el frente, enfermó de los pulmones de por vida y finalmente murió en 1971 con sólo 51 años.

Les teves germanes i el teu fill no t’obliden.

Antonio Blasco nunca contó nada sobre su experiencia en el frente o haciendo la mili. El miedo por la represión de la dictadura fascista de Franco le hizo callar toda la vida. Hasta hace poco tiempo no sabíamos nada sobre él. Hemos conseguido recuperar su historia, hemos recuperado la memoria de mi bisabuelo. Él es la razón de este proyecto sobre memoria historica.

(artículo galardonado con el Premio Juvenil Vicenç Plantada 2019 del Centre d’Estudis Molletans, adaptación)

4 comentarios sobre “Memoria Viva: Antonio Blasco

  1. Una gran feina de recuperació històrica, cal transmetre el que va passar a aquesta generació i les properes. Sense rencunies, però sense deixar-los en el oblit. El meu pare va viure una trajectòria similar ho varen passar tant i tant malament que es curiós, també mai va voler explicar res, el que conec és per boca de la mare. La dreta és molt perversa sempre torna i torna a humiliar i combatre els que no pensen com ells.

    Le gusta a 1 persona

  2. Aquesta historia del teu besavi, és molt similar a la del meu tiet, peró malauradament no va tornar a casa. Si poguessis saber la Divisio i la companya, a lo millor eren de la mateixa Divisio i companyia. Ja que el seu bateig militar va ser Balaguer, i posteriorment el varen traslladar a la zona de la serra de Pandols, serra de Cavalls i Corbera d’ebre. I aquí ja varem perdre el seu contacte..

    Le gusta a 1 persona

  3. Era el germà de la meva àvia, per lo tant era el meu tio-abuelo. Evidentment no el vaig conèixer, xq va morir el any que jo vaig néixer.❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️.

    Le gusta a 1 persona

  4. Es curios, el meu avi, Francisco Piera Pardo, tampoc va voler parlar mai del que ve fer a la guerra civil, però un dels pocs comentaris que em va explicar, va ser, que ell ere un dels pocs que sí sabien nedar, i quan es va perdre el Ebre, va ajudar a un company a creuar, va tornar a buscar a un altre, quan van arribar les tropes franquistes, que varen començar a disparar als pobres desafortunats que tractaven creuar el riu, quan eren ven bé al mig del riu, el varen ferir a les cames, i va tindre que deixar al company que estaba ajudant a creuar, el va veure aufegar-se.
    Quan m’explicaba això, se li negaven els ulls.
    Ens disparen com a anecs. Deia.
    Quan va començar la guerra, era a Maó fen la mili, a punt de acabar, va fer tota la guerra i, va tindre que tornar a fer la mili…

    Le gusta a 1 persona

Responder a Fabian Piera juan Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s