A quién apoyar en Venezuela visto desde la izquierda

Las potencias más importantes en el sistema internacional actual han adoptado posiciones respecto al conflicto en Venezuela (lo llamaremos así, de momento). Una importante mayoría, liderada por Estados Unidos, apoyan a Guaidó, mientras que unos pocos países, Rusia entre ellos, respaldan a Maduro. Sin embargo, la situación internacional no será tratada aquí, sino que veremos cómo deberían afrontar la situación las fuerzas de izquierda de nuestro país

Apoyar a Guaidó es ser parte del imperialismo

No es ningún secreto que en los países que llamamos desarrollados todos los ciudadanos se benefician del imperialismo. He aquí un claro ejemplo, la externalización de la producción a países cuyos gobiernos toleran la explotación de los trabajadores mediante jornadas de trabajo extensas o mano de obra infantil nos permite poder comprar a precios bajos. Contra esto como individuos poco podemos hacer. Incluso se podría afirmar que los partidos de izquierda no pueden luchar contra esto, pues se requeriría un cambio global para acabar con la explotación de los países subdesarrollados. Sin embargo, pese a no poder acabar con el problema de raíz, se pueden llevar a cabo diversas acciones para aliviarlo. Lo mínimo que se debería hacer es no apoyar acciones imperialistas directamente, como es el caso de la proclamación de Guaidó respaldada por Estados Unidos. Apoyar a Guaidó sería legitimar una figura, la de presidente interino, sin ninguna aparente legitimación más allá de los apoyos internacionales que está consiguiendo. Una figura que recordemos fue reconocida rápidamente por Donald Trump, desencadenando así más reconocimientos internacionales. Los Estados Unidos tienen una larga historia de intervenciones en América del Sur y Centroamérica, considerado su “patio trasero”. Así, esta intervención, ya sea militar o de otra índole (económica por ejemplo, que ya se ha aplicado en el caso de Venezuela), se suma a las de Chile o Nicaragua, entre otras. Apoyando a Guaidó tan sólo conseguiríamos darle apoyo a un país que tan solo busca implantar su agenda económica y política gracias a su papel de policía del mundo.

La democracia cuándo y cómo nos conviene                                            

Para sorpresa de nadie, los reconocimientos a Guaidó no llegan por amor a la democracia. Estos titulares que prometen libertad y justicia y que deberían quedarse en panfletos como OKDIARIO o Periodista Digital no son más que humo. Realmente no sabemos qué pasará. Podemos llegar a intuir que buscan los diferentes actores implicados, pero no sabemos cuál será el transcurso de los hechos. Podríamos ir desde una guerra civil con posible intervención extranjera hasta una renuncia al cargo de Maduro (bastante improbable esto último). Lo importante es entender que las promesas de democracia podrían llegar o no. A los Estados Unidos no les ha importado dar apoyo a un dictador siempre y cuando les proporcionase estabilidad y permitiese a las empresas estadounidenses operar libremente y a bajo coste. Así pues, en el caso de tener que elegir entre Maduro u otro Pinochet todos sabemos a quién darían apoyo los norteamericanos, y a pesar de los “déficits democráticos” respecto a los estándares de las democracias liberales avanzadas de Venezuela con Maduro al frente, nadie puede discutir (ni siquiera los que apoyarían a dictadores) que regímenes como el de Pinochet restringen más las libertades individuales y son menos democráticos que la actual Venezuela. En resumen, esto no es un tema de democracia o dictadura, los intereses van más allá. Cabe destacar que Venezuela cuenta con el porcentaje más grande de reservas petrolíferas de los países de la OPEP, un recurso que ha resultado muy tentador históricamente para los Estados Unidos, que ya han advertido que no descartan la vía militar para Venezuela, recordando el desastre de Irak. Ninguna persona u organización que se diga de izquierdas debería justificar y aún menos apoyar ninguna intervención de un Estado sobre otro por razones imperialistas. Se debería reconocer la soberanía de Venezuela, criticando si se considera necesario al gobierno de Maduro (que tiene aspectos criticables desde distintos puntos de vista) pero respetándolo como el gobierno elegido por los venezolanos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s